Diario de un trastorno

Vivimos en una etapa oscura y sombría, un lodazal de barro y fango en el que parece que nos hundimos más y más cada vez que intentamos combatirlo.

Aunque no es nada fácil hablar de ello, creo que se debe expresar públicamente que vivo con este parásito que hoy en día nos tiene tan atemorizados a muchos de nosotros, un insecto que poco a poco se ha ido apoderando de muchos, aunque no seamos conscientes de ello por su largo período de incubación.

Realmente es una sensación dolorosa el querer hacer algo tan habitual como salir de casa, pasear, ir al cine, cenar en un restaurante o incluso conducir… y ver que todo esto se ha vuelto completamente imposible en tu vida (esperemos que por poco tiempo).

Este es el claro ejemplo de que QUERER no siempre significa PODER, “¿quieres ir al cine hoy? Pues ves… así de simple”, ¿además qué sucede? NADA, “no sucede nada, todo está en tu cabeza”. “No pienses en nada, y hazlo”.

Muchos de vosotros sabéis a lo que me refiero, a estar confinados en vuestro domicilio “voluntariamente” para evitar un mal mayor, pero ahora viene mi duda: ¿es una decisión vuestra libre, o en todo caso se os ha incitado externamente a pensar que es lo que debéis de hacer”? ¿Tenéis miedo de salir de casa por si enfermáis o realmente tenéis miedo por si alguien os dice algo (como por ejemplo las fuerzas del orden)? ¿Estáis más seguros en casa (sin ningún sufrimiento) que fuera de ella (con posibilidades de empeorar vuestra calidad de vida)?.

Bienvenidos a la vida de un AGORAFÓBICO.

Tal vez esta situación actual sanitaria en la que vivimos nos sirva para mucho, como para valorar lo que tenemos y lo que perdimos, o incluso para poner en orden nuestras mentes, pero creo que una de las pocas ventajas que tiene este momento actual es que podemos empatizar con nuestros congéneres, y (a nivel muy general) podemos llegar a sacar lo mejor de nosotros mismos.

Hace unos años fui diagnosticado de AGORAFOBIA, algo que nunca llegué a pensar que me pudiese suceder a mí, una persona que no sabia estar en casa con el culo quieto y que he recorrido gran parte de la geografía nacional, pero sin bien no saberlo, llegó ese diagnóstico.

agorafobia
Del gr. ἀγορά agorá ‘plaza pública’ y -fobia.
1. f. Psiquiatr. Fobia a los espacios abiertos, como plazas, avenidas, campo, etc.

Y ahora viene uno de los detalles más complicados de que se pueda entender: la agorafobia esta catalogada como trastorno de ansiedad, por tanto es un TRASTORNO MENTAL, es decir, que sucede algo que no debería de suceder en esa cabecita que tenemos (y que algunos tienen hueca). Pero voy más allá, un trastorno mental “trastorna” o “perturba” las facultades mentales, ¿no?, por tanto, según la siguiente defición: ¡ESTOY LOCO! Aunque realmente: ¡NO!

loco, loca
adjetivo/nombre masculino y femenino
1. [persona] Que tiene trastornadas o perturbadas las facultades mentales.

Vivo en un mundo de mareos, temores a desmayarme, en definitiva a perder el control de mí mismo y/o de mi cuerpo. Piensa en seis personas de tu entorno, y ahora (según las estadísticas) piensa en que una de esas seis personas sufrirá (o incluso ya sufre) algún tipo de trastorno de ansiedad (ataques de pánico, agorafobia, fobias específicas, fobia social, trastorno por estrés agudo y un largo etc.).

No pretendo conseguir tener una vida “normal”, mi pretensión es más modesta: ayudar a normalizar un trastorno que nos puede afectar a todos, bien sea directamente o a personas cercanas. Y en estas semanas que vivimos, todos vivimos de la misma manera, como agorafóbicos, con miedo a salir a la calle. Mi vida, por suerte ya es «normal«, o tal vez, eso quiero pensar.

Ahora, todos nos confinamos por sensibilidad y concienciación ciudadana, pero en cuanto todo esto termine, ¿saldremos a la calle con normalidad?, quiero decir, ¿un día saldrá un tipo en la televisión diciendo que es seguro salir a la calle y nos iremos todos a la playa, a conciertos multitudinarios, a cenar en restaurantes? O en cambio, ¿tomaremos unos días de precaución y nos iremos exponiendo poco a poco al mundo real por temor a que no sea cierto que ya todo sea seguro?.

0
Edad media de comienzo de síntomas
0
edad media a la que se diagnostica
0 %
población mundial con agorafobia
0 %
de los casos duran más de un año

Hasta ahora, nuestra cúpula de estado está generando ayudas para todas las personas que se van a ver afectadas a nivel económico por esta pandemia (o al menos eso dicen), pero ¿qué hay de lo que realmente nos puede suceder a todos? ¿qué hay de esos trastornos o fobias que van a aparecer en todos aquellos que vivimos y vamos a vivir recluidos durante días y semanas? ¿o acaso el evitar esta situación de pandemia (por salud), no nos va a generar problemas (de salud)?.

Ahora mismo todos somos iguales, pero cuando esta emergencia sanitaria termine, solo os solicito (supongo que en nombre de todos los agorafóbicos que conozco), que recordéis la sensación de querer ir a un lugar que os encanta y que actualmente no podéis visitar y como eso os ha hecho sentir en estas largas semanas, y recordad que vuestro paso por este confinamiento ha sido temporal, pero el de la mayoría de nosotros (algunos agorafóbicos): ES DEFINITIVO.

Ese lodazal de barro en el que vivimos no nos hunde, al contrario, consigue hacernos aún más fuertes y afrontar todos estos momentos como época de aprendizaje, tanto por medio de un virus, como por medio de una fobia. ¡EMPATIZA!

P.D.: en todo momento, estas palabras son un símil entre el confinamiento por el COVID-19 y el confinamiento por AGORAFOBIA, actualmente no estoy infectado por dicho virus (al menos, que yo sepa).

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: